La Semana Santa da positivo por COVID-19

La Semana Mayor, como es conocida la Semana Santa, abarca ocho días que comienzan del Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección, periodo en el que se conmemora el Triduo Pascual: la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

Numerosas procesiones y representaciones, como fiestas de interés turístico internacional y con un gran impacto económico, se realizan en este periodo, destacando en España la de Sevilla, Málaga, Valladolid o la del Bajo Aragón, y en México, la de Iztapalapa, Taxco, Guerrero, San Luis Potosí, Querétaro y Puebla; este año ninguna se realizará por el coronavirus.

Como parte de las acciones para prevenir más contagios, el Vaticano sugirió posponerlas y realizar las procesiones el 14 y 15 de septiembre, a través de propuesta realizada por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, en la que pidieron postergarlas cinco meses, debido a la crisis que se vive ante los miles de fallecimientos registrado por la pandemia.

Sin embargo, hay otras celebraciones en Semana Santa que no pueden cambiarse tan fácilmente, por lo que las ceremonias del Triduo Pascual se realizarán normalmente, pero sin la presencia de fieles.

El Vaticano instó a las iglesias del mundo a no realizar las actividades conmemorativas a la Semana Santa, a fin de frenar el contagio de Covid-19.

Las autoridades eclesiásticas han pedido que se les avise a los fieles para que desde sus hogares puedan unirse en oración con ayuda de las tecnologías y medios de comunicación como una forma de dar esperanza ante un momento sombrío que se vive a nivel mundial.

CUESTIÓN DE FE

Algunos arzobispos han solicitado a los sacerdotes que celebren los oficios litúrgicos sin la asistencia de los fieles, y que el Jueves Santo expongan el Santísimo Sacramento para su Adoración. En lo que respecta a la Misa Crismal, pasada la contingencia, se avisará la fecha de su celebración.

También se informó que se pospone la celebración de los Sacramentos de la iniciación cristiana, el bautismo, las primeras comuniones y confirmaciones, hasta que pase la emergencia, y que será válida la misa que se siga por televisión, radio o internet. En caso de no contar con estos medios de comunicación, se invita a leer los textos de la Liturgia de la Palabra, a la Visita del Santísimo Sacramento y al rezo del Rosario.

CELEBRAR EN CASA

Esta decisión va en paralelo con las medidas preventivas que la Secretaría de Salud realiza, ya que la transmisión del virus Covid-19 es posible mientras más concentración de personas haya en los templos y parroquias, pues al tocar las bancas, estrechar la mano o toser, se incrementa el riesgo de contagio por lo que se apoya las medidas de distanciamiento social que se proponen. También se pidió suspender actividades como las catequesis, reuniones y retiros.

VIACRUCIS DE IZTAPALAPA

Tras un estire y afloje, finalmente, los organizadores decidieron posponer este año la Pasión de Cristo.

Luego de la cancelación del viacrucis de la Semana Santa en Iztapalapa, que se lleva a cabo en las calles de los ocho barrios y que culmina en el Cerro de la Estrella, las autoridades dijeron que sí lo realizarán, pero hasta pasada la contingencia, informó Tito Domínguez, vocero del Comité Organizador de Semana Santa en Iztapalapa, A.C., quien agregó que tras la emergencia por la pandemia, realizarán un recorrido simbólico.

El Gobierno de la ciudad y la Alcaldía Iztapalapa resguardarán los alrededores del atrio de la Catedral de la Cuevita para impedir el acceso de personas a la representación de la Pasión de Cristo, que se realizará a puertas cerradas ante la epidemia de coronavirus en la Ciudad de México.

GOLPE A LA ECONOMÍA

Las cancelaciones de reservaciones en destinos turísticos son ya del 100 por ciento para las vacaciones de Semana Santa, dio a conocer la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles, además que sus filiales reportaron ocupaciones entre 10 y 15 por ciento en destinos de playa, mientras que, en Oaxaca y Mérida, se desplomaron hasta 5 por ciento.

Se anunció el cierre de 153 hoteles y otros 85 establecimientos están por suspender operaciones. Los destinos afectados serán Ciudad de México, Cancún, Monterrey, Guadalajara y Nuevo Vallarta, principalmente.

El fervor católico de continuar con la representación de la muerte de Jesucristo en Playa Delfines de Cancún, tendrá que esperar.

En Cancún, la Asociación Mexicana de Agencias de Viaje tiene ya el 50 por ciento de toda su temporada de Semana Santa cancelada, confirmó su presidente, Sergio González Rubiera, quien dijo que prevén que esta crisis golpeará fuertemente su sector debido a las restricciones de movilidad de sus principales mercados: Estados Unidos y Europa, por lo que se abocarán en el turismo nacional para salvar la temporada.

Muchos consideran insuficiente poner el foco únicamente en el impacto que la caída del turismo va a tener, y están dando por perdido el año entero; así de claro, pues no solo se ven afectados hoteles sino todos los sectores alrededor de la festividad.