“El Padrino” está en la tele”, comentó un narco. Agentes de Estados Unidos oían y buscaron, sí era Cienfuegos

“El Padrino” está en la tele”, comentó un narco. Agentes de Estados Unidos oían y buscaron, sí era Cienfuegos

Desde hacía meses, agentes de Estados Unidos ya habían escuchado el apodo de “El Padrino” entre miembros del narcotráfico, pero desconocían de quién se trataba; hasta que un día, de forma casual, supieron su identidad.

Los periodistas Azam Ahmed y Alan Feuer, reporteros de The New York Times, narraron la forma en que Estados Unidos supo que el General Salvador Cienfuegos Zepeda, exsecretario de la Defensa Nacional durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, brindaba protección a narcotraficantes.

Los agentes de inteligencia estadounidenses mantenían intervenida una línea telefónica que pertenecía a los miembros de un cartel mexicano cuando, de pronto, empezaron a hablar de “El Padrino”.

“Los agentes llevaban meses tras sus pasos, y sospechaban que este personaje central del narcotráfico era, en realidad, un alto funcionario del ejército mexicano. De pronto, una de las personas vigiladas le dijo a sus compañeros de cártel que ‘El Padrino’ estaba en la televisión en ese mismo momento. Los agentes revisaron rápidamente para ver quién era. Encontraron que era el Secretario de Defensa Nacional, el General Salvador Cienfuegos Zepeda”, narraron los reporteros.

El episodio les fue confirmado a Ahmed y Feuer por cuatro funcionarios estadounidenses involucrados en la investigación que tiene en estos momentos al General en una prisión estadounidense.

“En ese momento, dicen las autoridades, finalmente confirmaron que el patrón misterioso de uno de los cárteles de la droga más violentos del país era en realidad el líder encargado de librar la guerra de México contra el crimen organizado”, detallaron los periodistas.

Azam Ahmed y Alan Feuer agregaron: “Fue una sorprendente muestra de la profundidad con que se extienden los tentáculos del crimen organizado en México, y el jueves por la noche, las autoridades estadounidenses detuvieron al General Cienfuegos en el aeropuerto de Los Ángeles mientras viajaba con su familia. Incluso para México, un país habituado a menudo a la violencia y la corrupción implacables que durante años han atenazado al país, la detención fue poco menos que extraordinaria y perforó el halo de invencibilidad del que han gozado las fuerzas armadas de la nación desde hace tiempo”.

"El Padrino" está en la tele", comentó un narco. Agentes de Estados Unidos oían y buscaron, sí era Cienfuegos

“El Padrino” está en la tele”, comentó un narco. Agentes de Estados Unidos oían y buscaron, sí era Cienfuegos

El gobierno de Estados Unidos acusó a quien fuera el jefe de las fuerzas armadas mexicanas de lavado de dinero y traficar con heroína, cocaína, metanfetaminas y marihuana desde finales de 2015 y hasta principios de 2017, según la acusación revelada en el Distrito Este de Nueva York.

Los cargos son el resultado de una operación encubierta de varios años y que los investigadores llamaron “Operación Padrino”. Los funcionarios estadounidenses aseguran que el General Cienfuegos ayudó al Cártel del H2 con sus envíos marítimos y dirigió las operaciones militares hacia sus rivales. Algo muy parecido a lo que, dicen las autoridades, hizo Genaro García Luna mientras conducía “la guerra contra el narco” en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa.

Los periodistas estadounidenses destacaron que la noticia de la captura de Cienfuegos Zepeda no solo empaña la lucha de México contra el crimen organizado, sino que también subraya el alcance de la corrupción hacia los más altos niveles del gobierno.

“Es difícil exagerar el daño causado a México. El arresto del general Cienfuegos se produce solo diez meses después de que otro alto funcionario mexicano (Genaro García Luna) fuera acusado en Nueva York de aceptar sobornos mientras estaba en el cargo para proteger al cártel de drogas de Sinaloa, una de las mafias criminales más poderosas de México”, apuntaron.

Los reporteros destacaron que “si ambos hombres (García Luna y Cienfuegos Zepeda) resultan sentenciados, significaría que dos de las figuras de más alto rango y con más respeto entre los comandantes que supervisaron la guerra de México contra el narcotráfico trabajaban en conjunto con el crimen organizado y ayudaron a que los cárteles continuaran asesinando a una cantidad récord de mexicanos”.

La detención de un exsecretario de Defensa por su presunta relación con el narcotráfico, significa un duro golpe a la credibilidad de las fuerzas armadas del país, por lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador dio un fuerte espaldarazo a las fuerzas armadas mexicanas.

“El Padrino” está en la tele”, comentó un narco. Agentes de Estados Unidos oían y buscaron, sí era Cienfuegos

Luego de considerar que la captura de Salvador Cienfuegos en Los Ángeles, California era un hecho “lamentable” y “una muestra inequívoca de la descomposición del régimen” durante los gobiernos de sus predecesores, López Obrador aseguró que tanto el General que hoy comanda al Ejército, el General Luis Cresencio Sandoval y el titular de la Marina (Semar), José Rafael Ojeda, tienen toda su confianza.

“Le tengo toda la confianza al actual secretario de Marina y al general secretario Sandoval. Me tocó elegir a los dos. Hice un análisis detallado para tomar la decisión de nombrarlos, investigué sobre sus antecedentes, sobre la honorabilidad y los dos se caracterizan por ser incorruptibles”, aseguró el presidente.

Te puede interesar: La audiencia de Salvador Cienfuegos duró cinco minutos

Sin embargo, López Obrador anunció una limpia en la Secretaría de la Defensa Nacional de excolaboradores de Cienfuegos Zepeda. Aseguró que todos quienes hayan sido sus cómplices se pondrán a disposición de las autoridades.

“Quiero decir que, como en el caso de García Luna, todos los que resulten involucrados en este otro asunto del General Cienfuegos, que estén actuando en el gobierno, en la Secretaría de la Defensa, van a ser suspendidos, retirados, y si es el caso, puestos a disposición de las autoridades competentes”, anunció el mandatario.

“No vamos a encubrir a nadie”, enfatizó