Covid-19 se alimenta de la desobediencia

Una bomba biológica fue como catalogó Giorgio Gori, alcalde de Bérgamo, Italia, al partido de la Champions League, Atalanta en contra del Valencia, y al parecer no se equivocó… lo mismo que sucedió en el Festival Vive Latino, en la Ciudad de México, la desobediencia sería la mecha que prende la hoguera de la pandemia.

Aquel 19 de febrero, se enfrentaron en el estadio de San Siro en Milán, Italia, donde al menos 45 mil aficionados italianos y españoles se reunieron, entre los que se encontraban al menos tres casos confirmados, lo que no se sabía es que de esa enorme cantidad de hinchas, hubo muchos casos positivos asintomáticos.

Posteriormente, las autoridades sanitarias españolas, italianas e inglesas, aseguraron que fueron dos partidos de la Champions los que contribuyeron significativamente para propagar el coronavirus, el otro encuentro fue Liverpool en contra del Atlético de Madrid, ambos obraron para que se desataran los contagios en estos países.

La Champions es el torneo de clubes más importante del mundo y previo a que estallara la crisis del coronavirus Covid-19 en Europa se disputaron una parte de los partidos de los octavos de final.

Asimismo, “El Atlético de Madrid viajó a Anfield y miles de sus seguidores se unieron a ellos. En ese momento, Madrid ya estaba experimentando un brote agudo de coronavirus y el Atlético había recibido la orden de jugar los partidos en su propio terreno a puerta cerrada”, dijo Joe Anderson, alcalde de Liverpool.

El alcalde asegura que los aficionados que asistieron se volvieron un foco de infección del coronavirus Covid-19, aunque aún no se tenía conocimiento de la magnitud.
“Si el virus ya circulaba por aquel entonces, los 45 mil aficionados que llenaron las gradas del estadio San Siro se contagiaron, pero aún no podía saberse lo que pasaba”, comentó Giorgio Gori, alcalde de Bérgamo.

Entre España, Inglaterra e Italia se han presentado más de 230 mil casos y casi 23 mil muertes (hasta el 31 de marzo de 2020).
Para las autoridades sanitarias, ese par de encuentros ayudaron a propagar la enfermedad.

Desobediencia a la mexicana

Si algo caracteriza al mexicano es nuestra indiferencia ante la parca, y nada mejor lo enmarca que uno de nuestros dichos populares: “la muerte me pela los dientes”.

Durante aquel fin de semana, 14 y 15 de marzo de 2020, se llevó a cabo el Festival Vive Latino en el Autódromo Hermanos Rodríguez de la Ciudad de México, mientras el resto del país estaba concentrando en las noticias sobre cómo avanzaba el coronavirus en el territorio nacional.

En redes sociales, las críticas por la realización de este festival abundaron, pues acusaron a los organizadores de preferir las ganancias económicas a la seguridad de las personas, mientras que a los asistentes fueron calificados de “inconscientes”.

Pero regresando a nuestra idiosincrasia nos repetimos: “Si nacimos llorando, por qué no habremos de morir riendo”, ocultando con ello en medio de nuestras propias palabras nuestros miedos, creamos nuestras mascaras para no dejar ver nuestros temores, entre frases y refranes jugamos con la muerte y, en el Vive Latino dejamos ver parte de nuestro repertorio.

Los “resignados” fanáticos del Vive acudieron pensando: “Al fin que para morir nacimos”; otros, los más valentones, aseguraban: “Nos la pela… el coronavirus”; uno que otro filosofando señalaba: “Velo y mortaja del cielo bajan”, en claro desafío a las autoridades; y algunos contados, de la generación del 27 (por aquello de los “rock star” fallecidos a los 27 años de edad), apuntaron: “A quien Dios quiere para sí, poco tiempo lo tiene aquí”.

Ante esto, más de uno de los 70 mil asistentes que se presentaron en el festival, mostraron su outfit para “protegerse” del coronavirus Covid-19; faltar para estos amantes del rock no era opción, por lo que como filósofos de pueblo opinaban: “De aquí a cien años, todos seremos pelones”.

De acuerdo con los registros de los organizadores del Vive Latino, a la entrada del festival, se les tomó la temperatura a los asistentes. De los cuales, tan solo 27 resultaron con síntomas de la enfermedad, por lo que se les procedió a hacerle pruebas en los módulos de servicios médicos, lo que nunca quedó claro es si lograron ingresar y “a otra cosa mariposa”, ya que “el que por su gusto muere hasta la muerte le sabe”.

Consecuencias, en veremos

A casi un mes del festival, aún no se puede dimensionar si hubo consecuencias de contagios. Sin embargo, esto no fue suficiente para que aquel fin de semana, los asistentes pudieran disfrutar los shows de Gun’s N’ Roses, Zoé Unplugged, Los Tucanes de Tijuana, 31 Minutos, Cultura Profética, Babasónicos, Ely Guerra, Porte, entre otros…, por lo que muchos festejan: “Yerba mala nunca muere y si muere no hace falta”.

Actualmente, gracias al aislamiento y las precauciones ya mencionadas, China logró contener el coronavirus. La Organización Mundial de la Salud (OMS) colocó el nuevo epicentro de la pandemia en Europa (Italia, España, Alemania, Gran Bretaña), cuatro países europeos que rebasan a China en número de infectados, el continente europeo aún no logra contener la pandemia; México tenía hasta el 31 de marzo, mil 215 casos confirmados con coronavirus y 29 defunciones, donde concluimos que: “El sueño es una muerte chiquita”.

China, en franca recuperación

China, el país de origen del coronavirus Covid-19, comenzó a recuperarse de la pandemia. Según el diario South China Morning Post, detalla que los médicos centraron sus energías principalmente en pacientes en estado crítico y si bien todavía hay 600 pacientes cuya salud se ha deteriorado severamente, la cifra bajó comparada con los 12 mil casos graves registrados a mediados de febrero. En el gigante asiático, la cifra de muertos se ubica en tres mil 305.

Panorama para América Latina y el Caribe

Una de las regiones donde la pandemia comenzó a propagarse de forma acelerada es América Latina y el Caribe.

188,949 contagios en la región
3,561 personas fallecidas, según Organización Panamericana de la Salud (OPS)

Países con mayor incremento de contagios
Brasil
Argentina
Colombia
Chile
Ecuador

Mayo y junio, los momentos más críticos de la pandemia en esta región, según la OPS

* Datos hasta el 31 de marzo de 2020

Su Sana Distancia, la esperanza de México

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, señaló que, de tener éxito con las medidas dictadas de sana distancia, tendrían que ir a baja los nuevos casos del virus luego de 14 días.

“Cuando hayan pasado 14 días desde que empezaron las medidas de mitigación, vamos a empezar a ver cambios (…), esto será un éxito de la sociedad mexicana que se habrá quedado en casa”, explicó.

De no registrarse un descenso en los casos, advirtió, “siguen otras medidas, pero viene un punto en el que la velocidad de cambio de la epidemia es tan importante que las otras medidas implicarían una restricción extrema de la movilidad que tendría efectos muy desfavorables”.
Hasta el cierre de esta edición, 31 de marzo, los tres estados más afectados por el Covid-19 eran: Estado de México, Ciudad de México y Jalisco.