Chiquis Rivera celebra su cumpleños sin Lorenzo pero con mucho lujo

Chiquis Rivera celebra su cumpleños sin Lorenzo pero con mucho lujo. La hija de la Diva de la Banda, celebró con todo lujo su cumpleaños 35, pero sin su aún esposo, el cantante Lorenzo Méndez.

La famosa hija de la ‘Diva de la Banda’, Chiquis Rivera no dejó pasar la oportunidad para celebrar con todo lujo su cumpleaños y se llevó a sus amigas a una lujosa mansión, donde estuvieron amenizadas por una banda sinaloense, y en el festejo, hasta taquiza hubo, pese a la pandemia que se vive por el coronavirus.

Puedes leer también: Captan a Chiquis Rivera en cena romántica pero sin Lorenzo Méndez

Atrás parecen haber quedado las tristezas que envolvían a la hija de Jenni Rivera, pues en las últimas semanas estuvo envuelta en polémicas y rumores de separación que terminaron por confirmarse, pues desde hace unos días Chiquis y Lorenzo Méndez decidieron separarse, sin embargo, el divorcio todavía no forma parte de este distanciamiento.

La también cantante compartió a través de sus historias de Instagram parte de sus festejos por su 35 cumpleaños, y para pasar los amargos momentos a raíz de su separación, la hija mayor de Jenni Rivera, decidió irse a una lujosa mansión, a donde se llevó a sus amigas para poder celebrar con alegría y con todo lujo su cumpleaños.

Chiquis Rivera celebra su cumpleños sin Lorenzo pero con mucho lujo

En el video, Chiquis muestra una panorámica de la impresionante mansión, con extensas áreas verdes, alberca y fuentes, con una excepcional vista al mar, así como en una pequeña terraza estaba montado un servicio con mesas y decoraciones, con el nombre de la cantante “Janney”, con letras amarillas en fondo negro.

Asimismo, Chiquis lució unos lentes de sol extra enormes de diseñador, con un sensual atuendo playero en color negro, con aplicaciones de encaje, un pantalón abombado con estampado y un sostén negro que dejaba ver sus generosos atributos delanteros.

Chiquis se veía muy sonriente y feliz, e incluso hasta compartió un momento en el que sus amigas y ella brindaban desde un balcón, mientras la banda sinaloense en la parte baja de la residencia, a un costado de la piscina, en un área verde, amenizaba la celebración con el atardecer de fondo.